¿Que es una comunidad de tango durante la cuarentena?

Cada persona ha experimentado este periodo tan raro de diferente manera. He querido utilizar el tiempo que tengo para reflexionar, en mi vida, en lo que quiero, pero fundamentalmente en lo que Borja y yo queremos para el futuro de nuestro tango, el tango de nuestros alumnos y el tango de la comunidad de Bilbao.


Hay algo que quiero destacar:


Siento muy orgullosa de la comunidad de tango aquí porque en general la gente sigue soñando en volver a abrazarnos, en volver a hablarnos y pasar el rato juntos.


Cuándo todos están con el miedo en el cuerpo y mente y preocupados por tener que salir a la calle, por los familiares, por el trabajo etc. nosotros tangueros hemos estado pensando en cómo y cuándo vamos a volver a encontrarnos en una milonga, en cuándo vamos a poder conectar no solo con nuestras parejas bailando pero con los demás también. Y que lindo sueño: volver a abrazarnos


Estoy orgullosa porque muchos, también, se han aprovechado este tiempo sin milongas para buscar otra conexión con el tango que no es ni la milonga, ni clases. A escuchar tangos y conocer más sobre sus historias, sus cantantes y orquestas. A investigar temas que podemos trabajar en casa, cómo la musicalidad, cómo la técnica individual, cómo compartir vídeos de otros fuentes que nos gusten en los chats.


Me siento orgullosa porque en general ha habido mucho apoyo mutuo entre todos, hacía los profesores y organizadores que han perdido a sus negocios y porque veo unas ganas de seguir mejorando nuestro baile y conocimiento del tango, aunque sea en modo virtual.


Y pensando en todo eso:


Todo esto me ha dado muchos ánimos y fuerza para creer en nuestra unión como comunidad. Somos pocos aquí en Bilbao y tenemos que unirnos para poder crecer cómo comunidad, para poder bailar entre todos y disfrutar de todos esos abrazos diferentes.


Y aunque no podamos abrazarnos físicamente ahora mismo, ¡me encantaría que todos sigan apoyándonos emocionalmente y a distancia!


Puede ser mi eterna positividad, pero...


Tengo esperanzas y tengo fe… que si algo hayamos aprendido de esta experiencia, que sea el valor de estar unidos y juntos.


A la vuelta a la normalidad, veo un futuro para la comunidad en donde vamos a seguir manteniendo ese apoyo mutuo, ese cercanía y amistad, aunque vengamos de escuelas y profesores diferentes, aunque tengamos nuestras milongas preferidas diferentes, aunque no nos vemos mucho por los hijos o el trabajo o el tiempo. Espero que todos puedan juntarse con la alegría del abrazo y que tengamos la fuerza de apoyar al crecimiento de la comunidad, integrando a nuevas personas y nuevos bailarines a un grupo de gente cercana, positivo y dinámica.


¡Brindamos al futuro del tango en Bilbao!

47 vistas

¿Te gustó el blog y el video tutorial? 

¿Quieres recibir la clase completa? 👉 👉